19 abril 2020

Este blog no pretende ser un diario. Si hiciera un diario no lo haría público, no estoy tan deseoso de atención. Puse el título porque no se me ocurrió nada más.

Estaba comiéndome un mango cuando de pronto pensé que sería genial tener mi propio árbol de mangos. Recientemente he tenido que madurar a la fuerza y si algo he aprendido, es que una planta de cualquier alimento te puede salvar la tarde.

Bueno, el chiste es que empecé a buscar en Youtube cómo sembrar tus propios mangos y no vas a creerlo.

Es tan sencillo que no entiendo porqué no lo había hecho antes. No sólo eso, no sé por qué no es un hábito común en toda la población.

Te voy a contar cómo lo hice yo:

  1. CONSIGUE UN MANGO
  2. GUARDA EL HUESO
  3. ROMPE EL HUESO CON CUIDADO (LA SEMILLA ESTÁ DENTRO)
  4. ENVUELVE LA SEMILLA EN UNA SERVILLETA MOJADA, LUEGO EN UN ALUMINIO, LUEGO GUÁRDALO EN UNA BOLSA ZIPLOCK Y AL FINAL PONLA BAJO EL SOL EL MAYOR TIEMPO POSIBLE.

A ver, cálmate. Ahorita subo las fotos del procedimiento.

Te recomiendo que te des una vuelta por Youtube, pero por favor, deja de ver Youtubers insulsos. De verdad, que si alguien se embaraza, o si alguien engaña a otro, no va a sacarte de la basura de vida que llevas. Hay muchas cosas interesantes que puedes aprender a hacer, como programar, sembrar árboles de tus frutas favoritas, aprender matemáticas, etc.

Hasta aquí mi reporte. Ponte chingón, la vida pasa muy rápido y la gente que amas se puede morir en cualquier momento. Disfruta tu vida y a tu familia.

Nos vemos.

Deja un comentario